SUMMA+mediación

suma más mediaciónEscuela de Público Mediador

En colaboración con Instituciones y Espacios Culturales ponemos en marcha este proyecto en el que, durante 4 meses, preparamos a un grupo de espectadores habituales de un espacio o localidad para que se conviertan en intermediaros y consigan transmitir las claves para que otros ciudadanos disfruten del arte, la música, el teatro, la danza…

Un taller en el que no sólo profundizan en aquello que les gusta, sino que aprenden a utilizar las redes para llegar a otros potenciales consumidores de cultura de su entorno.


¿Qué es un Mediador?

La labor del mediador consiste en abrir paso a posibles conexiones y significados –desde la indagación, la reflexión, el descubrimiento personal y social– y, consecuentemente, modificar pensamientos, actitudes y experiencias.

“…el mediador, ayuda a otro a reconocer los rasgos significativos de su entorno, ya sea físico o social, ya sea de la experiencia inmediata o de la pasada. El mediador filtra y organiza los estímulos que de otra forma llegarían al sujeto “mediado” de una manera azarosa, y vuelve evidentes las relaciones entre los estímulos, cualesquiera que sea la naturaleza de éstas. En pocas palabras, el mediador ayuda a lograr un sentido del universo”.

Lev Vygotsky, 1979


Funciones de un Mediador

  1. Selecciona información, organizarla y agruparla para hacerla legar fácilmente al espectador.
  2. Establece y desarrolla estrategias de comunicación para entablar diálogos e interacciones con los espectadores y permitir su vinculación con la programación del espacio.
  3. Informa a los ciudadanos de los servicios y ofertas que existen en el espacio y que no conocen.
  4. Resuelve dudas con respecto al contenido de la programación y su utilidad específica para cada tipo de público (maestros y estudiantes, particulares, familias), aportando referencias prácticas.
  5. Conoce las necesidades de los visitantes y observa sus respuestas ante los distintos espectáculos y eventos.
  6. Construye, junto a los eventos programados y otras actividades del espacio, la experiencia del espectador en el cada espacio.
  7. Ha de valorar la mediación sin interferir en la visión individual de los eventos culturales y sus discursos.

Actitudes y valores de un Mediador

  1. Habilidades de comunicación oral y gestual: El lenguaje es su herramienta principal para transmitir el mensaje al público, adaptándose según sus necesidades, características y motivaciones.
  2. Trabajo en equipo: Requiere coordinarse con otro personal del espacio, aprender y construir con ellos para generar una experiencia compartida e integrada.
  3. Disposición para incorporar nuevos temas y reconocer los ya conocidos: Tener interés por las disciplinas que engloba la actividad cultural que media para tener conocimientos sobre la actualidad de ese sector artístico.
  4. Conocimiento de estrategias comunicativas: requiere generar un ambiente de participación atractivo y activo. Una actitud proactiva con los espectadores que permita la involucración (pasiva o activa) de todos.
  5. Experiencia en manejo de distintos públicos: capaz de adaptarse a diferentes tipos de espectadores, de distintos contextos, edades, con expectativas e intereses desiguales y con diversos grados de formación.

La figura del mediador es de gran importancia dado que es la persona responsable de interactuar de manera directa con los espectadores y generar experiencias en el espacio cultural con el que está implicado.


Información


Politica de Privacidad.